Contenido

Vivir con eccema y psoriasis - Adultos - Higiene adecuada

Tu higiene diaria

Eccema y psoriasis: ¿por qué lavarte todos los días?

La piel que sufre de eccema o psoriasis está debilitada y, por tanto, expuesta a un alto riesgo de infección. Por eso es importante lavar la piel a diario con productos adecuados no irritantes. Tanto si estás en fase de brote como si no, lava tu piel con suavidad cada día para poder hidratarla mejor. Una epidermis bien limpia absorbe mejor los emolientes que necesita para suavizarse y reponerse.

Un baño tiene varios beneficios: limpia, relaja y prepara la piel para la aplicación de emolientes. Para cuidar la piel irritada, es importante que adoptes hábitos de limpieza suaves y sin fricción.

Eccema y psoriasis en el baño o la ducha

En la ducha o el baño, tu piel sensible necesita estar protegida para que puedas disfrutar del momento. 

En primer lugar, si tienes la tentación de holgazanear durante horas, ten en cuenta que tu piel puede resentirse por ello. No te bañes durante más de 5 minutos en la ducha ni tomes baños de más de 15 minutos.

Otro detalle importante es la temperatura. El agua de la ducha o la bañera no debe superar los 34°C. Esto evitará que se desencadenen los picores. 

Una vez fuera del baño, sécate suavemente sin frotar, para no dañar la película protectora de tu piel. Lo mejor es dar unas palmaditas suaves en cada zona, utilizando tejidos suaves como el algodón. 

 Eccema y psoriasis: todo lo que necesitas para lavarte con suavidad

Para una piel con falta de grasa, es muy importante que elijas los productos de limpieza adecuados.

 

Aceite o gel sin jabón

Aceite, gel, crema o pan dermatológico: sea cual sea el producto de limpieza que elijas, evita los productos que contengan jabón, un detergente que desprende la película hidrolipídica de la piel, así como los perfumes y los aceites esenciales. Esto evitará el riesgo de desarrollar una erupción cutánea y reacciones alérgicas.

Deja los accesorios

Si tienes la tentación de usar una esponja de baño o una flor de baño, resiste la tentación. Es mejor lavarte simple y suavemente con las manos. Tus manos son mucho más limpias y menos agresivas para la piel que cualquier accesorio de baño. 

 

CONSEJOS ESPECIALIZADOS

Emolientes: suaviza el agua de tu baño

El agua del baño puede ser un poco dura o demasiado agresiva para la piel con eccema o psoriasis. Pero la puedes suavizar añadiendo unas gotas de emoliente líquido, como un aceite limpiador. Hay productos especialmente diseñados para disolverse en el agua y actuar con rapidez. El efecto es inmediato: neutralizan el efecto secante de la cal. Esto hace que tu piel se sienta mejor.

Los pasos correctos para proteger tu piel

Si tienes psoriasis, es importante que evites cualquier cosa que pueda irritar tu piel.

De la misma gama

Nuestras soluciones de limpieza para adultos con eccema o psoriasis

Productos de cuidado de la piel de Eau Thermale Avène diseñados para proporcionar una limpieza diaria calmante

Xeracalm A.D. Aceite limpiador relipidizante

Xeracalm A.D. Aceite limpiador relipidizante

Nutre, Calma, Limpia

Agua termal de Avène Spray

Agua termal de Avène Spray

Calma, Restaura la barrera cutánea

Xeracalm A.D. Bálsamo relipidizante

Xeracalm A.D. Bálsamo relipidizante

Nutre, Calma, Hidrata

XeraCalm A.D. Concentrado calmante

XeraCalm A.D. Concentrado calmante

Nutre, Calma, Refacción

Volver al principio