Contenido

Cómo combatir la sequedad de la piel durante el tratamiento contra el cáncer

Entre los numerosos efectos secundarios del tratamiento del cáncer, la piel seca es uno de los más comunes. Este es el caso, en particular, de la quimioterapia, que no solo se dirige a las células cancerosas, sino también a las células cutáneas. Puedes tomar medidas para aliviar estas sensaciones de tirantez. Lo más importante que puedes hacer cada día es hidratarte.

av_peau-cancer_femme_jambes_1x1 472x472

 

¿Conoces la xerosis?

Es el nombre científico de la sequedad de la piel. No es infrecuente durante el tratamiento del cáncer. A menudo se trata de una simple sequedad, con pequeñas escamas que se desprenden como la caspa. Puede ir acompañada de picor o tirantez. Pero también puede ser más pronunciada, con un aspecto agrietado en las piernas o con grietas en las manos o los pies. Aunque algunas partes del cuerpo sean menos visibles, debes cuidarlas.

 

Para las pieles secas, más vale prevenir

¿Sabías que algunos de nuestros comportamientos cotidianos contribuyen a la sequedad de la piel? Por ejemplo, algunos productos de higiene convencionales (jabones sólidos o líquidos) suelen ser agresivos. Utiliza aceites limpiadores, geles o barras dermatológicas que respeten la película hidrolipídica y limpien la piel con suavidad. El agua que utilizas para lavarte también es importante. Demasiado calor (más de 32 a 34 °C) y hará que tu piel se reseque aún más y reactivará la inflamación. Además, no permanezcas demasiado tiempo en la bañera o la ducha para evitar el contacto prolongado con la cal y el cloro. Y cuando te seques, para reducir la irritación, da toques con una toalla y evita frotar. 

Adoptar una higiene suave durante el tratamiento del cáncer 

av_peau-cancer_femme_salle-de-bain_serviette_visage_1x1 472x472

Una de las consecuencias más significativas de los tratamientos en mi piel fue la sequedad extrema. ¡Tenía que hidratarme la piel de cuatro a cinco veces al día!

Nadine

Misión: hidratación

Para evitar que tu piel se reseque, utiliza una crema hidratante o emoliente una o dos veces al día, dando preferencia a los productos con menos ingredientes, sin conservantes, alcohol o fragancias que puedan irritar.

 

Para el rostro

Elige cremas hidratantes con texturas ricas. Aplica el tratamiento con las yemas de los dedos en la frente, las mejillas y el cuello. Después, extender desde el centro hacia los contornos del rostro. Y en caso de rojeces, opta por cremas calmantes para pieles hipersensibles. También puedes aplicar una mascarilla hidratante de una a tres veces por semana en una capa gruesa, dejándola actuar de cinco a diez minutos. ¿Y por qué no utilizar compresas de agua termal calmante en el rostro y el cuello?

No te olvides de los ojos y los labios 

La zona de los ojos y los labios también necesitan hidratación. Para los primeros, aplica todos los días un producto de cuidado calmante para el «contorno de ojos» con las yemas de los dedos. ¿Y por qué no aprovechar la mascarilla para aplicar compresas de agua termal en los párpados? Para los labios, utiliza un stick al cold cream dos o tres veces al día. Lo bueno: puedes aplicar tu barra de labios encima. Por último, si tus labios están agrietados, utiliza un bálsamo reparador.

 

av_peau-cancer_femme_cuir-chevelu_1x1 472x472

 

Durante los tratamientos, no te olvides del cuero cabelludo

Tras la caída del cabello, el cuero cabelludo está extremadamente sensible. La piel puede irritarse, secarse y escamarse. Masajea suavemente tu cabeza con agua tibia. Puedes utilizar un gel, un aceite limpiador o una barra dermatológica (sin jabón). Después de secarte suavemente, aplica una crema hidratante o antipicor.

Cuidar el cuero cabelludo durante y después de la quimioterapia 

CONSEJOS AMABLES Y ESPECIALIZADOS 

Para hidratar el resto del cuerpo, ¡también aquí hay que priorizar la suavidad!

Comienza extendiendo el emoliente entre tus manos. A continuación, aplícalo sobre la piel. Por último, extiéndelo con toda la superficie de las manos con movimientos amplios, suaves y circulares, sin presionar. No es necesario frotar, ya que esto puede irritar la piel. Un consejo: aplicar el emoliente sobre la piel ligeramente húmeda será aún más fácil.

av_peau-cancer_pieds_mains_creme_1x1 472x472

¡Y no te olvides de las manos y los pies!

Los tratamientos también pueden resecar la piel de las manos y los pies. El «síndrome mano-pie» (enrojecimiento o sequedad grave en las palmas de las manos y las plantas de los pies) es uno de los efectos secundarios de algunas quimioterapias o tratamientos dirigidos. Será más probable la aparición de grietas y hemorragias. Al igual que el resto de tu cuerpo, piensa en la hidratación. Incluso antes de ver los primeros signos de irritación, cubre generosamente tus manos o pies con un emoliente. Consejo: para una máxima hidratación, a la hora de acostarte, o incluso durante el día, después de aplicar una capa gruesa de crema, cubre las manos y los pies con guantes o calcetines sueltos de algodón.

Cuidar las manos y los pies durante el tratamiento del cáncer.

De la misma gama

Nuestras soluciones para la piel seca

Productos de cuidado de la piel Eau Thermale Avène diseñados para ayudarte a sentirte mejor con tu piel

Tolérance Control Bálsamo calmante reparador de Cosmética estéril®

Tolérance Control Bálsamo calmante reparador de Cosmética estéril®

Hidrata - Calma - Fortalece la barrera cutánea

Cicalfate labios Bálsamo reparador

Cicalfate labios Bálsamo reparador

Nutre - Protege - Repara

Xeracalm A.D. Bálsamo relipidizante

Xeracalm A.D. Bálsamo relipidizante

Nutre - Calma - Hidrata

XeraCalm A.D. Concentrado calmante

XeraCalm A.D. Concentrado calmante

Nutre - Calma - Repara - Refacción

Cuidado calmante Contorno de ojos

Cuidado calmante Contorno de ojos

Hidrata - Calma - Descongestiona

Agua termal de Avène Spray

Agua termal de Avène Spray

Calma - Restaura la barrera cutánea

Volver al principio