Contenido

Rosácea: del enrojecimiento a las manchas

La adolescencia ha quedado atrás... y sin embargo, ¿has notado que tu rostro se ha enrojecido y llenado de granitos, recordando tus años de juventud? Estos síntomas pueden ser los de la rosácea papulopustular, también conocida como rosácea acneica. Echemos un vistazo a esta afección de la piel que afecta principalmente a la parte media del rostro y causa muchas molestias.

 

¿Qué es la rosácea?

Tras el bonito nombre de rosácea se esconde una enfermedad de la piel que afecta a muchas personas en distintos grados. Puede variar desde un enrojecimiento difuso, hasta la aparición de finos vasos sanguíneos en el rostro, pasando por brotes de pequeñas lesiones blancas. En todos los casos, este enrojecimiento se vuelve permanente. Por ello, las personas con rosácea suelen sentirse avergonzadas en su vida cotidiana, ya que el enrojecimiento suele concentrarse en la nariz, las mejillas y la barbilla.

av_peaux-sensibles_acne_rosacee_1x1 472x472
av_peaux-sensibles_acne_papulo-pustuleuse_rosacee 472x472

 

Cuando los granos se suman al enrojecimiento

Antes conocida como «rosácea acneica», la rosácea papulopustular es un tipo muy específico de rosácea. Al igual que los otros tipos de rosácea (eritrosis y cuperosis), se caracteriza por un enrojecimiento concentrado en el centro del rostro. Además, aparecen lesiones inflamatorias como pápulas o pústulas. Estas lesiones adoptan la forma de pequeñas manchas blancas que pueden aparecer y desaparecer en la rostro de forma imprevisible. Suelen ir acompañadas de sensaciones de ardor y picor en la piel. ¡Ay!

Unas palabras de nuestro personal experto

A menudo se asocia erróneamente con malas prácticas de salud, pero la rosácea es en realidad una enfermedad multifactorial. Afecta principalmente a las pieles hipersensibles y vasorreactivas, es decir, aquellas cuyos vasos sanguíneos se dilatan con mucha facilidad. Por ejemplo, este tipo de pieles experimentan rubores o enrojecimiento, «sofocos» repentinos que hacen que te «pongas como un tomate». Cuando la dilatación de los vasos sanguíneos no remite, el enrojecimiento es permanente y se produce la rosácea. Si se padece rosácea papulopustular, también aparecen pequeños granitos, resultado de una inflamación espontánea, o de una infección causada por la proliferación microbiana.

¿Qué causa el enrojecimiento y los granitos?

Si tienes rosácea, tu piel es sensible a muchos factores externos e internos. Por lo tanto, puede reaccionar rápidamente ante determinadas situaciones. ¿Cuál es la solución? Identificar los factores desencadenantes para prevenir mejor el enrojecimiento y los brotes de rosácea:

  • Cosméticos: algunos ingredientes de los productos cosméticos pueden irritar la piel
  • Comida: la comida caliente o picante, las bebidas calientes o alcohólicas pueden provocar fuertes reacciones en la piel del rostro

  • Ejercicio: el esfuerzo físico intenso hará que tus mejillas se ruboricen
  • Clima: los cambios bruscos de temperatura (sobre todo de frío a calor), el viento o el sol pueden debilitar la piel
av_peaux-sensibles_effort_visage_rouge_1x1 472x472

ENROJECIMIENTO Y LESIONES DE LA ROSÁCEA

¿Cómo calmarlos?

Vivir con rosácea cada día no es fácil, pero hay soluciones para combatir las rojeces y las lesiones, que no siempre son fáciles de tratar. Aquí tienes algunos consejos prácticos para que te sientas más cómodo:
 

  • Alivia tu piel con productos antirojeces que contienen los activos necesarios para calmar las sensaciones molestas y preservar el equilibrio del microbioma cutáneo
  • Protege tu rostro con productos cosméticos adecuados para la piel sensible con tendencia a las rojeces, protegiéndola de las agresiones externas y reduciendo su reactividad.

  • Utiliza métodos suaves y no irritantes, aplica los productos con las yemas de los dedos y utiliza agua termal para limpiar la piel.
  • Escoge el maquillaje adecuado, utilizando productos como un stick corrector verde y una base de maquillaje que se adapte a tu piel, lo que minimizará las rojeces y las manchas y, por tanto, ¡aumentará tu confianza!

De la misma gama

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PIELES CON ROJECES

Los cuidados de Eau Thermale Avène están pensados para las pieles que reaccionan de forma exagerada

Antirojeces DÍA Crema calmante SPF 30

Antirojeces DÍA Crema calmante SPF 30

Protege - Hidrata - Reduce las rojeces

Antirojeces DÍA Emulsión calmante SPF 30

Antirojeces DÍA Emulsión calmante SPF 30

Protege - Hidrata - Reduce las rojeces

Anti-rojeces CLEAN Leche limpiadora refrescante

Anti-rojeces CLEAN Leche limpiadora refrescante

Desmaquilla - Limpia - Reduce las rojeces - Calma

Anti-rojeces CALM Mascarilla calmante

Anti-rojeces CALM Mascarilla calmante

Calma - Hidrata - Reduce las rojeces

Anti-rojeces UNIFY Cuidado unificador SPF 30

Anti-rojeces UNIFY Cuidado unificador SPF 30

Protege - Hidrata - Reduce las rojeces

Volver al principio