Quemaduras de sol

¿Qué es exactamente una quemadura solar? 

Una quemadura solar (o eritema solar) es una respuesta inflamatoria de la piel causada por la exposición a la radiación UVA y UVB. Va acompañada de enrojecimiento, una dolorosa sensación de calor y un picor que, en los casos más graves, puede dar lugar a ampollas. Las quemaduras solares también pueden dejar cicatrices en la piel. Su gravedad varía según el tipo de piel y el fototipo, la sensibilidad individual a los rayos UV, los factores genéticos, la duración y la frecuencia de la exposición y la intensidad de la radiación solar. 

 

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - 4: Enrojecimiento - 5: Bultos - 6: Dermis descolorida - 7: Dolor leve 

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - 4: Enrojecimiento - 5: Bultos - 6: Dermis descolorida - 7: Dolor leve 

Los tres tipos de radiación del sol

Radiación directa

Varía según la altitud, la latitud, la estación del año y la hora del día

Radiación difusa

Dispersada por componentes atmosféricos, como las nubes,

la niebla y las partículas de polvo

Radiación reflejada

De las superficies; varía según lo reflectante que sea la superficie (nieve, arena, mar, hierba, etc.).

El conjunto de la radiación directa, difusa y reflejada se denomina radiación solar total. 

Si además de las quemaduras solares tienes dolor de cabeza o fiebre, podrías estar sufriendo una insolación. Si este es el caso, pide consejo a tu farmacéutico o médico. Los síntomas pueden agravarse a los dos días de las quemaduras solares, pero remitirán en pocos días.

Quemaduras de primer grado

Una quemadura de primer grado es un simple eritema: la piel está roja, seca y duele. Este es el caso, por ejemplo, de las quemaduras solares superficiales sin ampollas ni descamación, en las que sólo está afectada la epidermis. La curación completa de la quemadura de primer grado tarda una media de una semana y no deja cicatriz en la piel. Puedes ayudar a que tu piel se cure hidratándola regularmente. 

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - piel intacta - 4: Enrojecimiento 

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - piel intacta - 4: Enrojecimiento 
1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - 4: Enrojecimiento - 5: Bultos (flictenos)

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - 4: Enrojecimiento - 5: Bultos (flictenos)

Quemaduras superficiales de segundo grado

Las quemaduras superficiales de segundo grado se caracterizan por la aparición de ampollas rojas llenas de un líquido claro inmediatamente o a las pocas horas de la quemadura. La dermis se ve afectada. La piel es ultrasensible al tacto, e incluso el contacto con la ropa se vuelve doloroso. La curación tarda de 2 a 3 semanas y la quemadura no deja cicatriz en la piel. Para facilitar la curación, recuerda desinfectar e hidratar tu piel.

Quemaduras profundas de segundo grado

Las ampollas suelen estar perforadas. Bajo estas ampollas, la dermis está descolorida y el dolor es leve porque la piel está como "anestesiada". Mientras que en la quemadura superficial de segundo grado la dermis es roja y se conserva la sensibilidad, en esta quemadura se han destruido los vasos sanguíneos. Este tipo de quemadura requiere atención médica. La cicatrización suele durar de 2 a 3 semanas y queda una cicatriz más o menos discreta.

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - 4: Piel descolorida - 5: Dolor leve

1: Hipodermis - 2: Dermis - 3: Epidermis - 4: Piel descolorida - 5: Dolor leve
1: Hipodermis - 2: Dermis

1: Hipodermis - 2: Dermis

Quemaduras de tercer grado 

La piel se siente como de cartón, es de color blanco o pardo, pierde sensibilidad y los pelos se queman. La dermis se ve afectada, a veces incluso la hipodermis, en cuyo caso hay riesgo de infección. Las marcas rojas brillantes con edema aparecen entre 2 y 6 horas después de la exposición y terminan con una exfoliación grave y una pigmentación prolongada. Esta fase requiere un tratamiento de urgencia, normalmente en el hospital.

CONSEJO AMABLE Y ESPECIALIZADO

Cuidado con la insolación

Si además de las quemaduras solares tienes dolor de cabeza o fiebre, podrías estar sufriendo una insolación. Si este es el caso, pide consejo a tu farmacéutico o médico. Los síntomas pueden agravarse a los dos días de las quemaduras solares, pero remitirán en pocos días.

Cómo deshacerse de las quemaduras solares

Las quemaduras solares tardan aproximadamente una semana en curarse con una fase de descamación. Pueden tardar más en desaparecer si hay ampollas o se han destruido muchos vasos sanguíneos. La curación puede tardar entre dos semanas y un mes, y la quemadura puede dejar manchas o cicatrices en la piel. 

Cómo aliviar las quemaduras solares

Si tienes una simple quemadura, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a calmar tu piel:

  • No salgas al sol en absoluto (¡no importa lo grave que sea la quemadura!) y mantente a la sombra
  • Bebe mucha agua para combatir la deshidratación 
  • Aplica cremas calmantes para después del sol en las zonas quemadas
  • Refresca la zona quemada con agua fría

  • Si se producen ampollas, no las perfores y cúbrelas con un apósito estéril
  • Controla tu temperatura
  • En caso de dolor de cabeza o fiebre, puedes tomar paracetamol.

Si la quemadura es más grave, con síntomas profundos de segundo o tercer grado, como ampollas y una paradójica falta de dolor, consulta a tu médico lo antes posible. 

CONSEJO AMABLE Y ESPECIALIZADO 

¿Cómo "apagar el fuego" después de una quemadura solar?

  • Comienza con una compresa de Agua Termal de Avène. Para hacer tu compresa, empapa un pañuelo de papel en Agua Termal de Avène, aplícalo sobre la zona afectada y déjalo ahí durante 15 minutos, rociando la zona regularmente con Agua Termal. 
  • Guarda tu Agua Termal en Spray de Avène en la nevera para aumentar su efecto refrescante 
  • Toma un poco de After-Sun Repair en sus manos y aplícalo sobre la piel colocando las manos sobre el cuerpo y la cara, sin frotar.

Consecuencias de las quemaduras solares repetidas en la piel

Sin importar la gravedad de tu quemadura solar, puede tener graves consecuencias a largo plazo. La piel lo recuerda todo, y las quemaduras solares repetidas pueden quedar grabadas permanentemente en la piel como si de una película de cámara se tratara, a veces hasta el punto de no poder repararse. Por eso es fundamental elegir una protección solar adecuada y seguir escrupulosamente las normas de exposición al sol para prevenir los riesgos de cáncer de piel. 

Los riesgos del envejecimiento de la piel

El sol es un factor que contribuye al envejecimiento acelerado de la piel, al igual que el tabaco. Los rayos UVB provocan el engrosamiento de la epidermis, mientras que los rayos UVA destruyen el tejido conjuntivo de la piel y provocan una pérdida de elasticidad y capacidad de hidratación. Las arrugas, las bolsas y las manchas marrones del sol son signos de envejecimiento prematuro de la piel. Sin embargo, cuando la piel se ha engrosado, el bronceado es más difícil: los melanocitos de la piel son menos reactivos porque también han sufrido un envejecimiento prematuro, y las quemaduras solares son más dolorosas porque la piel está más seca. Es un círculo vicioso que debe romperse cuanto antes protegiendo la piel del sol desde una edad muy temprana. 

La piel queda frágil

Después de una quemadura solar, hay que dejar que la piel se tome un respiro y esperar un tiempo antes de volver a exponerse al sol. La piel quemada por el sol es frágil y será más sensible a todos los factores externos: el frío, el viento y la sal son elementos que pueden atacar la piel.
La piel tiene memoria: queda impresa como la película de una cámara, y las quemaduras solares pueden dejar marcas.

El riesgo de cánceres de piel

Una exposición demasiado frecuente a los rayos UVA puede provocar un cambio irreversible en la composición genética de las células de la piel, que se multiplican a gran velocidad provocando un tumor. Existen varios tipos de cáncer de piel causados principalmente por el sol, el más grave de los cuales es el melanoma. 

Quemaduras de sol: Respondemos a tus preguntas

Mantente fuera del sol (use un sombrero, gafas de sol y una sombrilla) y aplícate crema para después del sol todas las noches para aliviar el dolor.

Las quemaduras solares son un 80% de UVB y un 20% de UVA.

La melanina es la fotoprotección natural de la piel contra los rayos UV (por eso la piel bronceada bloquea mejor los rayos UV que la piel blanca). Pero esta protección es limitada: a partir de cierto nivel de radiación, la piel puede seguir quemándose. Aunque tengas un bronceado, es importante que sigas protegiendo tu piel utilizando una crema solar con un FPS alto.

Las quemaduras de segundo grado provocan un bronceado. ¿Pero a qué precio? Las antiestéticas ampollas, el riesgo de despigmentación, el dolor, el envejecimiento prematuro de la piel... Sin embargo, en el caso de las quemaduras de primer grado, esto no es cierto: en unas pocas horas o días, la piel simplemente volverá a ser como era antes.

Las quemaduras de sol nunca pueden considerarse una preparación para el bronceado y salir al sol después de una quemadura nunca es una buena idea. Aunque una quemadura de sol a veces da paso a un bronceado después de unos días, también puede causar manchas de pigmentación permanentes.

De la misma gama

LA SOLUCIÓN PARA CALMAR LA PIEL DAÑADA POR EL SOL

Agua termal de Avène Spray

Agua termal de Avène Spray

Calma, restaura la barrera cutánea

Reparador para después del sol

Reparador para después del sol

Calma, hidrata

Cicalfate+ Crema protectora reparadora

Cicalfate+ Crema protectora reparadora

Calma, refacción, purifica

Back to top