Cáncer de piel

Las cifras de cáncer de piel están aumentando en todo el mundo.
Cada 14 segundos se diagnostica un cáncer de piel en el mundo. Un tercio de todos los cánceres diagnosticados en el mundo son cánceres de piel y el 10% de ellos son mortales. Hay dos tipos de cáncer de piel: los carcinomas, que son localmente malignos, y los melanomas, que pueden extenderse al resto del cuerpo y son el tipo más peligroso de cáncer de piel.
¿Cuáles son los síntomas, tratamientos y diagnósticos de cada tipo de cáncer de piel? ¿Qué papel desempeña el sol en el desarrollo del melanoma y cómo se puede prevenir?

av_solaires_cancer-peau_homme_dos_1x1 473x473

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es una forma muy común de cáncer que afecta a la epidermis. Se arraiga en los melanocitos, las células responsables de la producción de melanina, que se duplican en gran número hasta provocar un tumor. Esta anomalía de los melanocitos se debe en gran medida a la exposición a los rayos UVA. Si se detecta a tiempo, el cáncer de piel es un cáncer benigno. La extirpación del tejido canceroso se lleva a cabo con una cirugía local. Si el cáncer se detecta tarde, el pronóstico es peor, especialmente si las células cancerosas han migrado y se han extendido por todo el cuerpo.

El papel de la radiación solar en el cáncer de piel. 

El sol tiene una acción acumulativa en la piel. Aunque conlleva algunos beneficios, como hemos visto, el sol también presenta muchos riesgos: quemaduras solares, alergia al sol, envejecimiento de la piel, etc. La exposición prolongada al sol sin protección también tiene consecuencias perjudiciales en forma de daños en el ADN. Si los daños causados por el sol son demasiado extensos y se acumulan con el tiempo, pueden provocar cáncer de piel. Los rayos del sol incluyen la luz ultravioleta (UV). Los rayos UVC son los más peligrosos, pero son bloqueados por la capa de ozono. Los rayos UVB afectan a las células de la epidermis, mientras que los UVA pueden llegar a las capas más profundas de la dermis y provocar así daños en el ADN. Recientemente se ha descubierto un nuevo enemigo para la piel: la radiación de luz visible (como luz visible azul de alta energía). Estos rayos son perjudiciales porque atacan a todos los componentes de la célula: lípidos, proteínas y ADN. Los daños se acumulan a largo plazo, de ahí la absoluta necesidad, en materia de salud pública, de protegerse desde la más tierna edad y durante toda la vida. 

av_solaires_cancer-peau_3-types_1x1   473x590

Diferentes formas de cáncer de piel

Existen varias formas de cáncer de piel, con dos tipos principales:

  • los carcinomas, que son localmente malignos y para los que la cirugía suele ser un tratamiento suficiente, salvo en casos muy raros en los que son necesarios tratamientos oncológicos (90% de los cánceres de piel),
  • los melanomas, cuyas células se multiplican rápidamente y tienen tendencia a invadir el resto del cuerpo si la lesión se elimina demasiado tarde: es el tipo de cáncer más peligroso.

Tipos de carcinoma

Queratosis actínica

La queratosis actínica (QA) es una lesión precancerosa causada por una exposición excesiva de la piel a la luz solar; se desarrolla en las zonas expuestas de la piel. Se considera que es la primera etapa que conduce al desarrollo de cánceres de piel como el carcinoma de células escamosas.

¿A quién afecta?

La queratosis actínica es más frecuente en personas que se exponen mucho al sol, como los marineros y los habitantes de zonas rurales y de montaña. En Europa, el 15% de los hombres y el 6% de las mujeres están afectados.

¿Cómo se produce?

Las queratosis actínicas rara vez se presentan como una lesión única: se extienden ampliamente formando los llamados campos cancerosos. Al principio son demasiado pequeñas para ser vistas, lo que significa que siempre hay muchas más lesiones invisibles que visibles en la piel. A continuación, evolucionan hasta convertirse en manchas escamosas rugosas bien definidas que pueden variar de color entre el rojo y el marrón. (Fuente: Fundación Europea del Cáncer de Piel, Foro Europeo de Dermatología)

Tratamiento

Extirpación quirúrgica, aplicación de hielo seco o nitrógeno líquido o medicamentos tópicos. 

av_solaires_cancer_keratose-actinique_16x9_473_430

Carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células escamosas (CCE) es el segundo cáncer de piel más frecuente. Es un cáncer muy agresivo. En la mayoría de los casos, los carcinomas de células escamosas están causados por la exposición crónica a la luz solar. El CCE es un crecimiento incontrolado de queratinocitos anormales. El 40-60% de los carcinomas de células escamosas surgen de queratosis actínicas no tratadas.

¿A quiénes afectan los CCE?

Las personas mayores de 60 años y las que trabajan en profesiones especialmente expuestas (agricultores, marineros, trabajadores de la construcción, etc.). Cada año, aproximadamente 1 de cada 1.800 personas se ve afectada por un CCE.

¿Cómo se produce?

Este tipo de cáncer se caracteriza por una placa roja áspera y persistente con bordes irregulares. También puede adoptar la forma de una herida abierta y redondeada con bordes elevados. Aproximadamente el 2-10% de los carcinomas de células escamosas se extienden posteriormente al sistema linfático y se convierten en una amenaza para la vida. 

Tratamiento

Tratamiento quirúrgico, quimioterapia aplicada a través de la piel y tratamientos orales o, si el cáncer se ha extendido, oncológicos.

av_solaires_cancer-peau_carcinome-epidermoide_16x9

Carcinoma de células basales

El carcinoma basocelular (CBC) no solo es el más frecuente y menos agresivo de los cánceres de piel, sino también de todos los cánceres de órganos. Los carcinomas de células basales, causados generalmente por una combinación de una exposición acumulativa e intensa a los rayos UV y una exposición ocasional, se desarrollan a partir de las células basales de la piel en la capa más profunda de la epidermis.

¿A quién le dan los CBC?

Cada año, aproximadamente 1 de cada 1.500 personas se ve afectada por un CBC. Afectan principalmente a personas mayores de 50 años y son más frecuentes en los hombres que en las mujeres.

¿Cómo se produce?

Este tipo de cáncer aparece en forma de nódulos, manchas, llagas o bultos cutáneos anormales de color rojo o rosado en zonas muy localizadas: cara, cuello, manos, etc. Pueden causar importantes daños estéticos si se dejan crecer, pero normalmente no se extienden a otros órganos y sólo en raras ocasiones ponen en peligro la vida. (Fuente: Fundación Europea del Cáncer de Piel, Foro Europeo de Dermatología)

Tratamiento 

En el caso de los tumores superficiales, el tratamiento preferido es la cirugía, pero también se pueden utilizar medicamentos tópicos.

Melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más peligroso. Constituye el 5% de los cánceres de piel y el 1% de los tumores malignos.

El melanoma se desarrolla como resultado de una intensa exposición al sol (quemadura solar) más que como resultado de una acumulación a largo plazo de la exposición al sol, y tiende a ocurrir en personas con una predisposición genética. El tumor puede aparecer en un lunar preexistente o en un lunar de nueva creación. Se origina en los melanocitos, las células que producen la melanina. El melanoma se extiende relativamente pronto a otros órganos a través de la metástasis.

av_solaires_cancer-peau_melanome_16x9 473x590
RESPONDEMOS A TUS PREGUNTAS

¿Cómo se diagnostica el melanoma?

Un melanoma suele aparecer como una mancha o bulto marrón o multicolor, asimétrico e irregular, que aumenta de tamaño con el tiempo y que no es molesto al tacto. Puede empezar como una mancha plana y luego volverse más prominente. En algunos casos poco frecuentes, puede no estar pigmentada. A veces, su parecido con un lunar puede dificultar el diagnóstico. En caso de duda, acude a un dermatólogo para una biopsia. (Fuente: European Skin Cancer Foundation).

El lugar donde se produce el cáncer de piel varía según el tipo de melanoma, el sexo de la persona y su fototipo. En general, los melanomas malignos se encuentran en las extremidades inferiores, el tronco, la cabeza y, en raras ocasiones, en las extremidades superiores de personas caucásicas, mientras que entre personas de raza negra las plantas de los pies y las mucosas son lugares más comunes.

Aunque hay muchos factores implicados (químicos, físicos, médicos, nutricionales, virales), la exposición intensa y repetida de ciertas partes del cuerpo al sol parece desempeñar un papel activo en la aparición de melanomas. Por eso es importante protegerse del sol respetando las normas de exposición y eligiendo una buena protección, sobre todo para las personas de los fototipos 1 y 2 que son especialmente sensibles a los melanomas. La prevención por sí sola no es suficiente para retrasar la aparición de tumores.

El diagnóstico temprano aumenta las posibilidades de curación. Los diagnósticos en etapas más tardías requieren un tratamiento más amplio para evitar la propagación de las células cancerosas al resto del cuerpo. La prevención por sí sola no puede evitar el desarrollo de este tipo de tumor.
El tratamiento del melanoma varía según el estadio de desarrollo: Los melanomas en estadio I y II se tratan mediante cirugía. Los melanomas en estadio III se tratan con cirugía y a veces con inhibidores de Braf/Mek o inmunoterapia. Los melanomas en estadio IV se tratan con cirugía, inhibidores de Braf/Mek o inmunoterapia.

CONSEJO AMABLE Y ESPECIALIZADO 

Quemaduras solares y exposición frecuente: ¡cuidado!

La piel lo recuerda todo, como la película de una cámara, desde una edad muy temprana. Por lo tanto, en lo que respecta a las quemaduras solares, tenemos una «cuota» que no debemos sobrepasar. En general, se acepta que se necesitan entre 10 y 15 años de exposición excesiva para causar cáncer. ¡Así que cuida tu capital solar!

Para prevenir el desarrollo de un melanoma, debes aprender a vigilar tus lunares. Las manchas pigmentadas (y los lunares) se consideran sospechosas cuando presentan cambios asimétricos en su textura, contorno y color. Si tienes alguna duda, consulta a un dermatólogo.

El compromiso de Eau Thermale Avène’s con la prevención del cáncer

El compromiso de Eau Thermale Avène’s con la prevención del cáncer

Eau Thermale Avène se compromete a colaborar con la Fundación Europea del Cáncer de Piel para sensibilizar, educar y prevenir los cánceres de piel. Además, desde hace 30 años, gracias a su experiencia única en fotoprotección, Eau Thermale Avène trabaja en la creación de productos solares de alta calidad y rendimiento que garantizan una protección óptima.

NUESTRO COMPROMISO CON LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER
De la misma gama

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER NUESTRO FUTURO

Los productos de cuidado de la piel de Eau Thermale Avène están diseñados para proteger la piel y, al mismo tiempo, respetar los océanos

SunsiStick KA SPF 50+

SunsiStick KA SPF 50+

Protege

Volver al principio