Normas para la exposición al sol

Contenido

Normas para la exposición al sol

¿Por qué puede ser tan peligrosa la exposición al sol?

Cuando te expones al sol, ya sea en la playa o en la ciudad, durante una hora o toda la tarde, siempre corres algún riesgo. Y hay muchos: quemaduras solares, alergia al sol, envejecimiento de la piel en forma de manchas solares, o peor aún, cáncer de piel... Por eso es esencial elegir con cuidado la protección solar y el tiempo de exposición al sol, además de seguir algunas reglas básicas para una exposición segura al sol.

Las reglas de la exposición al sol

En función del contexto y del tipo de radiación solar, que varía según la altitud, la latitud, la estación del año y la hora del día, se recomienda que te protejas de TODOS los rayos solares (aunque los principales causantes de las quemaduras solares son los rayos UVB).

Regla 1: elegir el momento adecuado para salir al sol

Al «mediodía solar», o sea, de 12 a 16 horas, ¡quédate en la sombra! Es cuando el sol está en su punto máximo, es decir, más alto en el cielo: es el momento en que la radiación UV es más intensa y, por tanto, más peligrosa. Evita salir al sol durante esta hora punta.

Regla 2: protección con ropa

Cubrirte con ropa es la forma más segura de proteger tu piel del sol. Así que no escatimes en ropa y accesorios: lleva una camiseta, sombrero o gorra y gafas de sol. Esta es la mejor combinación para proteger los hombros, la parte superior de la cabeza y los ojos. El sol puede dañar los ojos, lo que puede provocar graves problemas de visión (por ejemplo, cataratas). No lo olvides: ¡sombra y gafas de sol desde la niñez!

Regla 3: crema solar

Para proteger tu piel, elige un buen producto de protección solar con alta protección UV, o FPS, que se adapte a tu fototipo y tipo de piel (sensible, intolerante o frágil). Si quieres irte por el lado seguro, también debes elegir una protección solar que tenga filtros solares minerales y orgánicos, que sea resistente al agua y al sudor, hipoalergénica y sin perfume. Aplica tu protección solar en todas las zonas expuestas, incluyendo el cuello y el dorso de las manos, y (lo más importante) recuerda volver a aplicarla al menos cada dos horas y cada vez que te bañes, te toques con la toalla o sudes. 

Regla 4: ¡mantén tu cuerpo hidratado!

En el sol, te calientas muy rápidamente. Para evitar la insolación y la deshidratación, recuerda beber mucha agua. Ya sea sin gas o con gas, de frasco o de botella, no importa, ¡siempre que te acuerdes de tomarla!

Regla 5: todo con moderación

El sol puede meterse bajo la piel, así que no te excedas. Tomar descansos entre las exposiciones al sol permite a la piel "tomarse un respiro" antes de volver a salir al sol. Pero ten en cuenta tu capital solar y los efectos acumulativos del sol.

  • <p>Regla 2</p>
    Regla 2
  • <p>Regla 3</p>
    Regla 3
  • <p>Regla 4</p>
    Regla 4

CONSEJO AMABLE Y ESPECIALIZADO

Cuándo no salir al sol (en absoluto)

Es importante evitar la exposición al sol a toda costa en los siguientes casos:

  • Cuando el sol está en su apogeo,
  • Cuando la protección solar es insuficiente,
  • Para bebés y niñas y niños pequeños, cuya piel es más frágil que la nuestra,
  • Si tienes una quemadura de sol que aún no se ha curado,
  • Si está tomando medicamentos fotosensibilizantes (como antiinflamatorios o antibióticos).

Estas normas deben inculcarse a los más pequeños desde una edad temprana y deben respetarse aún más escrupulosamente en el caso de niñas y niños con piel más frágil.

De la misma gama

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER NUESTRO FUTURO

Los productos de cuidado de la piel de Eau Thermale Avène están diseñados para proteger la piel y, al mismo tiempo, respetar los océanos

Spray SPF 50+

Spray SPF 50+

Protege

Leche SPF 50+

Leche SPF 50+

Protege

Crema SPF 50+

Crema SPF 50+

Calma, protege

Nouveau
Intense Protect 50+

Intense Protect 50+

Protege, hidrata

Back to top