Home
MAG
Estilo de vida

Hidratación y deporte,
buenos hábitos
que debemos adoptar

Ya sea que practiques deporte solo o con amigos, la actividad física contribuye a nuestro equilibrio y bienestar. También es una excelente manera de eliminar toxinas e impurezas incrustadas en nuestros poros. Este proceso además puede estresar significativamente nuestra piel, ya que el sudor puede ser un factor de irritación e incluso erupción. Para evitar esto, debemos de adoptar una rutina de cuidados adecuada.

Antes:
eliminar el maquillaje, aplicar un tratamiendo
con SPF y beber mucha agua.

Al hacer ejercicio físico transpiramos, los poros están abiertos, y por tanto, permeables a los elementos externos. ¡Es por eso que es mejor practicar nuestra actividad sin el maquillaje que, a priori, lleva en contacto con nuestra piel todo el día !
Puedes optar por una leche limpiadora muy suave, menos astringente para el manto hidrolipídico, o por un gel limpiador para eliminar el resto del maquillaje aplicado por la mañana. Si practicas deporte al aire libre, no olvides protegerte con un producto que incorpore SPF para evitar que los rayos UV dañen las células y promuevan el envejecimiento cutáneo. Finalmente, hidrata con abundante agua para compensar la pérdida durante el esfuerzo y luego come una naranja, un plátano o un kiwi rico en vitaminas, minerales y (por supuesto) agua.

Durante:
hidratar lo suficiente.

Para evitar las molestias o la sequedad de la piel, ¡no olvides beber mucha agua durante el entrenamiento! A menudo lo pasamos por alto, especialmente cuando compartimos este momento con los amigos.

Un recordatorio: un atleta tiene una mayor necesidad de agua que alguien que no practique deporte, entre 1.7 y 2L por día. Si sientes quemazón o rubor en la piel, no dudes en pulverizar una bruma de Agua termal para refrescar y calmar el rostro.

Después:
limpiar nuevamente e hidratar bien

Una vez terminada la sesión de entrenamiento debemos mimar un poco nuestra piel y recompensar el esfuerzo. Después de esperar unos 15 minutos para calmar el mecanismo del sudor, nos damos una buena ducha y limpiamos profundamente nuestra piel a fondo con un gel limpiador suave.

Luego volvemos a pulverizar un poco de agua termal, que masajeamos con la yema de los dedos.

Para terminar, aplica una crema hidratante para mantener el agua en los tejidos.

Hidratación y deporte,
buenos hábitos
que debemos adoptar

Ya sea que practiques deporte solo o con amigos, la actividad física contribuye a nuestro equilibrio y bienestar. También es una excelente manera de eliminar toxinas e impurezas incrustadas en nuestros poros. Este proceso además puede estresar significativamente nuestra piel, ya que el sudor puede ser un factor de irritación e incluso erupción. Para evitar esto, debemos de adoptar una rutina de cuidados adecuada.

Antes:
eliminar el maquillaje, aplicar un tratamiendo
con SPF y beber mucha agua.

Al hacer ejercicio físico transpiramos, los poros están abiertos, y por tanto, permeables a los elementos externos.

¡Es por eso que es mejor practicar nuestra actividad sin el maquillaje que, a priori, lleva en contacto con nuestra piel todo el día! Puedes optar por una leche limpiadora muy suave, menos astringente para el manto hidrolipídico, o por un gel limpiador para eliminar el resto del maquillaje aplicado por la mañana. Si practicas deporte al aire libre, no olvides protegerte con un producto que incorpore SPF para evitar que los rayos UV dañen las células y promuevan el envejecimiento cutáneo. Finalmente, hidrata con abundante agua para compensar la pérdida durante el esfuerzo y luego come una naranja, un plátano o un kiwi rico en vitaminas, minerales y (por supuesto) agua.

Durante:
hidratar lo suficiente.

Para evitar las molestias o la sequedad de la piel, ¡no olvides beber mucha agua durante el entrenamiento! A menudo lo pasamos por alto, especialmente cuando compartimos este momento con los amigos.

Un recordatorio : un atleta tiene una mayor necesidad de agua que alguien que no practique deporte, entre 1.7 y 2L por día. Si sientes quemazón o rubor en la piel, no dudes en pulverizar una bruma de Agua termal para refrescar y calmar el rostro.

Después:
limpiar nuevamente e hidratar bien

Una vez terminada la sesión de entrenamiento debemos mimar un poco nuestra piel y recompensar el esfuerzo. Después de esperar unos 15 minutos para calmar el mecanismo del sudor, nos damos una buena ducha y limpiamos profundamente nuestra piel a fondo con un gel limpiador suave.

Luego volvemos a pulverizar un poco de agua termal, que masajeamos con la yema de los dedos.

Para terminar, aplica una crema hidratante para mantener el agua en los tejidos.

También es una excelente manera de eliminar toxinas e impurezas incrustadas en nuestros poros.
Hydratation & sport, les bonnes habitudes à prendre
A lire aussi
Enviar por e-mail

Cada piel tiene sus necesidades particulares,
encuentra tu ritual de cuidados en Eau Thermale Avène.

Empieza ahora
  • Productos recomendados para para resolver tus problemas de piel
  • Acceso a tus productos favoritos y comentarios
  • Registro de tus compras para recompensar tu fidelidad
Inscríbete ahora

Búsqueda en curso

Login required

You must log into your Avène account to save this information.


Login or create an account

You can't post more than one comment on a product

Danos tu opinión

* Campos obligatorios

Mi inscripción

-Día
-Mes
-Año

Las marcas del grupo Pierre Fabre:

*Campos obligatorios

¡Gracias por compartir!

Su comentario ha pasado a la lista de pendientes de revisión de los administradores del sitio y se publicará tras su aprobación.