Contenido

Sensitive skin

¿Sientes que el calor, la contaminación o incluso el uso de la mascarilla hacen mella en tu piel, provocando molestias? ¿El enrojecimiento, la tirantez o el picor son tu realidad diaria? Si entiendes la sensibilidad de tu piel, podrás encontrar las soluciones adecuadas para calmarla. ¿Empezamos?

av_tolerance control_social_1_post_3282770138801_3282770138856_3282770142280_3282770142273_hd 472x472

¿Cómo saber si se tiene la piel sensible?

Tu piel está a veces más incómoda de lo habitual, pero ¿no sabes por qué? No eres el único que experimenta este malestar de vez en cuando (o más a menudo). Las personas con piel sensible no sufren ninguna afección en particular, pero sí experimentan molestias, que pueden ser muy desagradables, cuando su piel se enfrenta a determinadas situaciones. Y a menudo, esta sensibilidad afecta a la piel del rostro.
Las sensaciones desagradables se producen cuando la cara se expone a un viento frío o al sol. Tu piel reacciona, sientes un cosquilleo o arde cuando pruebas un nuevo producto cosmético. Sientes la piel tirante al salir de la ducha. ¿Te suena? Entonces tu piel es más reactiva que la media: es lo que llamamos piel sensible. 

Piel sensible: ¿cómo reconocerla?

La piel sensible es un tipo de piel que reacciona o reacciona exageradamente a un factor externo que la ataca. Las manifestaciones de esta sensibilidad son más a menudo sensaciones, a veces muy incómodas, como tirantez, ardor u hormigueo. A veces se acompañan de un ligero enrojecimiento.

La piel sensible suele estar seca, lo que aumenta la sensibilidad. La película hidrolipídica de la piel, que actúa como barrera protectora, es deficiente: la piel es menos capaz de defenderse, es más vulnerable y reacciona con más fuerza a su entorno.

av_tolerance control_social_5_post_3282770138801_3282770138856_3282770142280_3282770142273_hd 500x500

Siempre he tenido la piel sensible, pero siento que se agrava con la edad, al mismo tiempo que aumenta su sequedad.

Valerie, 52 años

 

Cuidar la piel sensible: ¿qué productos elegir?

¿Es posible calmar las molestias desagradables que siente tu piel sensible? ¡Sí, por supuesto! Para ello, hay que encontrar los productos cosméticos más adecuados para limpiar y cuidar la piel, pero también adoptar los hábitos adecuados a diario. 

Nuestros consejos para el cuidado de la piel sensible

 

¿Por qué tengo la piel sensible?

La epidermis actúa como barrera protectora contra las agresiones externas. El viento, la luz solar y la contaminación pueden acelerar la deshidratación de tu piel y hacerla más sensible. Entonces, la barrera cutánea se altera. Ya no te protege totalmente de ciertos factores de sensibilización, como los cosméticos inadecuados, un cambio brusco de temperatura o una emoción fuerte.

Comprender la piel sensible

av_peaux-sensibles_trois-produits-neutres_1x1 472x472
av_instit-sensicure1-hdrvb_1x1 472x472

 

SensiCure: mima tu piel con expertos

La piel sensible requiere una atención especial. SensiCure te permite beneficiarte de una experiencia que normalmente se reserva a los pacientes de hidroterapia. Consulta médica y evaluación dermocosmética, hidroterapia, talleres de bienestar... La atención y el acompañamiento personalizados te permiten empezar con buen pie en el entorno privilegiado del Centro de Hidroterapia de Avène.

Descubre Sensicure

NUESTRAS SOLUCIONES PARA LA PIEL HIPERSENSIBLE E INTOLERANTE

AV_Tolerance Extreme_Instagram_Post_Quarter3-2018_Cream_3282770053135_Low-resolution
Tolerance EXTREME, mi producto para el cuidado de la piel durante años, recomendado por mi dermatólogo, y con el que estoy completamente satisfecha. Descubre el producto
NUESTRAS RESPUESTAS A TUS PREGUNTAS

Estamos aquí para ayudarte a distinguir la realidad de la ficción.

La piel sensible es más reactiva que la media. No puedes cambiar tu piel, pero puedes limitar tus reacciones incómodas. Para ello, hay que reducir el riesgo de irritación calmando la piel y reforzando sus defensas. Para lograr este objetivo, es necesario poner en práctica una rutina de hidratación con productos adecuados, pero también adoptar los hábitos correctos a diario.

¡Sí! Los signos de «piel sensible» varían de una persona a otra. Puedes tener una piel frágil con una sensibilidad natural, y/o tener una sensibilidad reactiva a factores externos como el clima o la aplicación de un producto cosmético. También puedes tener una sensibilidad cutánea ocasional causada por una afección dermatológica como la rosácea o la dermatitis seborreica. Y hay tantas sensibilidades cutáneas diferentes como personas distintas, por lo que es importante elegir los productos adecuados para tu piel sensible.

Si tienes la piel sensible, es aconsejable que busques productos hipoalergénicos diseñados especialmente para pieles sensibles, sobre todo ingredientes que tengan un efecto calmante y protejan la barrera cutánea.

Si tu piel es propensa a las alergias, reacciona de forma intensa y constante cuando entra en contacto con un alérgeno concreto. Es posible que experimente síntomas como picor o ardor. Si tienes alguna duda, te recomendamos encarecidamente que consultes a un dermatólogo.

La piel hipersensible es muy reactiva y tiene un umbral de tolerancia muy bajo a ciertas agresiones. Por lo tanto, las molestias son frecuentes, incluso diarias. Tiene un impacto real en la calidad de vida. En el caso de las pieles sensibles, las molestias cutáneas siguen siendo moderadas y ocasionales, aunque pueden ser desagradables.

Volver al principio